Spread the love

En esta ocasión hablaremos de algunos de los mitos en torno al juego para conocer si son mentiras o tienen algo de verdad.

Mito 1: Jugar es para niños

La infancia es la época de la vida en la que aparentemente jugamos más, sin embargo, esto no es del todo correcto ya que nunca dejamos de jugar, simplemente los juegos cambian. 

Este mito puede deberse a que a muchos adultos les da pena aceptar que les gusta jugar. 

La multimillonaria industria del deporte y de los videojuegos son un claro ejemplo de esto.  Sirva saber que el grueso de gamers se ubica en un rango de edad de 20 a 35 años. 

Mito 2: Jugar es para personas flojas

El mito se debe a que jugar está ligado con el bienestar y muchas personas consideran que disfrutar y pasársela bien es algo innecesario.

Muchos de nosotros hemos escuchado esa frase “Deja de jugar y ponte a trabajar”. Y es que el juego está visto como un distractor. Pero no es solo eso, trae beneficios físicos, sociales y cognitivos que justifican por mucho su práctica. Aunque si bien es cierto, todo en exceso puede ser malo.

Mito 3: Algunos juegos te secan la cabeza, van en contra del aprendizaje 

Al contrario, es la manera más natural que tenemos los seres humanos para aprender. 

De hecho, siempre que jugamos, aprendemos algo, porque esa es una característica de los juegos. Cuando lo hacemos,  se activan zonas del cerebro que normalmente están apagadas, nos ponemos en alerta y nos relajamos; es decir, nos encontramos en un momento óptimo para aprender. 

El mito se debe quizás a que los conocimientos que se adquieren jugando, no forzosamente van de la mano con el trabajo.

Mito 4: Jugar te aisla del mundo

Este mito está reforzado con la imagen cliché del adolescente flojo, encerrado en su habitación maloliente dedicándose a jugar videojuegos y sobreviviendo con comida chatarra. Pero esta concepción es reduccionista y no toma en cuenta que uno de los mayores beneficios del juego, ya sea online, de mesa o en espacios abiertos, es la socialización. Al jugar competimos, negociamos, ayudamos o formamos estrategias con los demás jugadores.

Mito 5: Los juegos te acostumbran a no esforzarte

Al igual de nuestra creencia que el juego es para flojos pensamos que el juego es falta de esfuerzo. Al contrario, los juegos, debido a los estímulos positivos que ofrecen a los participantes, son unos excelentes vehículos para la auto motivación. Al jugar, nadie quiere perder, todos quieren ganar y se esfuerzan por conseguirlo. Como las reglas son claras, todos se esmeran por mejorar sus habilidades. Al final, la sensación de avance y de logro es retenida en el cerebro como algo positivo digno de repetirse.

Mito 6: Los juegos causan adicción

Este mito está fundamentado en que existe la ludopatía que es la adicción patológica a los juegos de azar. Pero este padecimiento no se produce a causa del juego sino debido a trastornos emocionales, similares a los factores desencadenantes de alcoholismo o drogadicción. 

Incluso podemos decir que jugar es saludable porque nos conecta con la felicidad, y cuando esto sucede, se disparan las “drogas naturales” dentro de nuestro cuerpo. La dopamina, endorfinas, serotonina, oxitocina, noradrenalina son químicos naturales que por sí mismos no causan adicción, se autoregulan y nos hacen sentir bien.

Ahora ya no hay pretextos para utilizar el juego en cualquier entorno. ¡Diviértete!

Daniel Cruz.