Spread the love

Cuando jugamos damos por hecho que es algo placentero y divertido, por eso nos encanta jugar.

Si opinas lo contrario quizás sea porque asocias esta actividad con algo para niños o con perder el tiempo.

Al respecto te diré que jugar no es una actividad exclusiva para niños 

Si hablamos del juego en adultos, solo hay que prender la televisión los fines de semana y darse cuenta que está plagada de deportes. O quizás te sirva saber que el grueso de gamers se ubica en un rango de edad de 20 a 35 años. Y ni hablar de los casinos que son una gran fuente de ingresos.

Jugar no es perder el tiempo 

Siempre que jugamos, aprendemos algo. Esa es una característica de los juegos. Además se activan zonas del cerebro que normalmente están apagadas, nos pone en alerta y mejora nuestras habilidades, de hecho, tu cerebro en ese momento se encuentra relajado y listo para adquirir conocimientos. 

Quizás no vas a aprender cosas relacionadas con el trabajo o quizás sí.

Espero que con esto ya no tengas pena de aceptar que te gusta jugar porque es divertido. 

Entendamos por diversión una acción que nos es placentera. Donde somos participantes de un buen momento. Esto se te da bien porque tu cerebro está diseñado para jugar, para divertirse y reír. Así que de algo debe servirnos.

Beneficios de divertirse

La risa es algo muy básico para lo que parecemos estar programados desde el nacimiento; incluso los bebés sonríen de forma refleja. Es decir, estamos programados para pasarla bien y para socializar.

¿Recuerdas haber jugado dígalo con mímica o caras y gestos o algo que te hizo reír mucho? Peter Derks, investigador de la Universidad William & Mary en Estados Unidos, observó que, poco antes de reírnos de un chiste se produce una ola de electricidad que recorre toda la corteza cerebral. Mientras que el hemisferio izquierdo del cerebro procesa las palabras del chiste, el derecho trata de hilar las partes sin sentido que causan gracia ¡todo nuestro cerebro superior está implicado en la risa!

Reír estimula el cerebro, por lo tanto se asocia con reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.

William Fry, psiquiatra y profesor de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, estudioso del humor, ha demostrado que reír afecta positivamente el sistema respiratorio, cardiovascular, nervioso central, endocrino e inmunológico.

Divertirnos nos ayuda a recuperarnos del desgaste emocional. Así como nuestro cuerpo necesita dormir, descansar, tomar agua, comer, etc.  para recuperarse y funcionar bien, nuestro cerebro necesita divertirse.

Distraerte de las preocupaciones del día a día es saludable. Para que tu mente no esté en loop de los problemas y preocupaciones como los virus, la economía, la contaminación, el calentamiento, etc.; es saludable cambiar el chip.

En el trabajo, Erin Fluegge Woolf, investigadora de la Universidad de Florida, afirma que las personas que se divierten en su trabajo se involucran más y muestran una mayor creatividad y mejor desempeño laboral, ¿no es maravilloso?

Además, está comprobado científicamente, entre otras cosas que la diversión:

  • Mejora la respiración y circulación
  • Fortalece nuestro sistema inmunológico
  • Libera endorfinas que ayudan a eliminar el dolor y producen una sensación de bienestar
  • Reduce la tensión, la ansiedad y el estrés
  • Mejora nuestras relaciones interpersonales
  • Permite desarrollar una actitud positiva
  • Ayuda a resolver problemas
  • Mejora nuestra autoestima

No pierdas la capacidad de pasar el tiempo de forma alegre y entretenida.

Y tú, ¿qué haces para divertirte? 

No pierdas la oportunidad de aportarle salud y bienestar a tu vida.

“La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro”.
Franklin D. Roosevelt (Presidente de los Estados Unidos).
Escrito por Daniel Cruz.

Espero te haya sido de utilidad esta información. Si quieres saber más de este y otros temas de juego y gamificación, suscríbete a nuestro canal de youtube.